Páginas vistas en total

Con la tecnología de Blogger.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

LO QUE QUEREMOS - VS - LO QUE TENEMOS

Siempre me he dado cuenta de que el ser humano es extraño,  capaz de hacer cosas tan bella que son dignas de admirar por muchos y capaz de hacer cosas tan terribles dignas de salir en los libros de historia, con el único objetivo de enseñarnos que dicho comportamiento no puede volverse a repetir, somos seres ambiciosos, impacientes y a veces y solo a veces, sentimentales.

Pero hay específicamente algo en el ser humano que me hace especialmente gracia, y es la capacidad de querer todo aquello que no tenemos o que es de otros, y una vez lo conseguimos (si es que llegamos a hacerlo), simplemente buscamos otra cosa nueva que querer y nos olvidamos que la tenemos, la guardamos dejándola que coja polvo, y en el momento en el que otra persona se interesa por ella o nos la arrebata es cuando vuelve a captar nuestra atención, para una vez vuelva a ser nuestra la volvamos a olvidar, y ese es el infinito bucle.

Bien pero y si en vez hablar de cosas hablamos de formas, forma física, forma de pensar, forma de actuar, forma de vestir. La mayoría de las veces envidiamos a otros por cosas que nosotros no tenemos, o nos adaptamos de tal manera que casi llegamos a convertirnos pequeñas réplicas de una persona en concreto llegando a perder incluso hasta nuestra originalidad, perdiendo incluso lo que nos hace ser quienes somos, nuestro toque especial.

Realmente esto me hace bastante gracia, pero más aún me hace gracia el hecho de que siempre queramos lo contrario a lo que tenemos, si esta eres rubio quiere ser moreno, si eres moreno quiere ser rubio, si tienes lo ojos verdes lo quieres tener azules y si los tienes azules los quieres tener verdes, lo peor es que la mayoría de las veces que conseguimos esto que tanto deseamos nos damos cuenta que no nos gusta, o que realmente no era lo que queríamos, y en muchos casos esto es reversible, pero en mucho otros…


Y es que el ser humano está condicionado para querer todo aquello que no tiene, y cuando lo tiene se da cuenta que lo que realmente quería, era lo que tenía y no lo que quería, y es que siempre sabemos lo que tenemos, pero no nos damos cuenta de lo que tenemos hasta que lo perdemos. 


0 comentarios:

Publicar un comentario